TÉ ROJO  Y SALÚD

 

Los chinos veneran al Pu-erh como el té idóneo para la salud, puesto que actúa sobre las energías reguladoras de las funciones de nuestro cuerpo. Lo beben para los trastornos digestivos y para las depresiones ligeras.

Los efectos más importantes sobre la salud :

  1. Elimina el sobrepeso provocado por una mala nutrición.
  2. Baja el nivel de colesterol.
  3. Refuerza el metabolismo del hígado y contribuye a la rápida asimilación del nivel de alcohol en sangre.
  4. Desintoxica y depura el organismo.
  5. Refuerza el sistema inmunitario

El nombre del té rojo proviene de la prefectura de Pu-erh en el distrito de Simao, situado en el sur de Yunnan. En cantonés es denominado Bolei.

Elaborado mediante un proceso tradicional y completamente individual, es un secreto bien guardado que no ha sido revelado por completo. Para diferenciarlo del té verde y del té negro y a causa de su color rojo subido y castaño, el pu-erh también se denomina té rojo. Por este color a veces se clasifica como té del grupo Oolong o incluso se confunde con éstos. No obstante solo los tés que se venden bajo el nombre Pu-erh tienen los efectos curativos conocidos en China desde tiempos inmemoriales.

Los especialistas apuntan que este té es en realidad un té verde que obtiene su carácter único por un proceso de maduración posterior, durante un proceso de almacenamiento de muchos años bajo condiciones controladas, unas cepas bacterianas específicas transforman el té originalmente verde en el té rojo Pu-erh.

Su eficacia y poder aumentan con el almacenamiento, igual que un buen vino y al contrario del té verde o negro que deben ser lo más fresco posible.

El Pu-erh desarrolla un aroma terroso, casi de humo, que no se puede comparar con ninguna otra clase de té. Sin embargo, este sabor desacostumbrado para el paladar occidental no es de ningún modo desagradable ; uno se acostumbra de manera fácil y rápidamente y al cabo de poco tiempo no se puede prescindir de él.

Se prepara como un té normal : 1 cucharadita de té por taza, agua a punto de ebullición y dejar en infusión de 2 a 5 minutos según el gusto (se recomiendan los 3 minutos). Para acostumbrarse a este nuevo té se puede añadir un poco de leche, aunque un chino lo consideraría una barbaridad. Incluso es bueno como bebida refrescante y también se puede tomar con hielo. Se puede tomar por la tarde o noche ya que no mantiene despierto. Además es bajo en ácidos tánicos por lo que pueden tomarlo las personas con estómago delicado.

Ir a página inicial de la casa del té