EL CONSUMO DE TÉ EN EL MUNDO

 

Después del agua, el té es la bebida que más se consume en el mundo : se calcula que cada día se toman 1500 millones de vasos o tazas de té. El éxito de esta infusión encierra hoy un valor especial, precisamente cundo los refrescos invaden los últimos rincones del planeta. A diferencia de éstos, el té no ha amenzado ninguna cultura ni es sinónimo de uniformidades, acaso porque tampoco es una bebida de sabor invariable que se extrae de un envase. Por el contrario, el té requiere una preparación que propicia el rito y está abierta a la imaginación y al gusto de cada pueblo. Sea verde, semifermentado o negro, solo o dulce, ahumado, con jengibre o cardamomo, a la menta, con leche, con limón, con esencias florales...puede decirse que cien civilizaciones se encuentran y se reconocen en cada taza de té.

CHINA:

Tienda en china

Los tés más populares son los verdes y los aromatizados. En los hogares siempre se ofrece té a las visitas, y en los restaurantes el té es lo primero y lo último que se sirve, antes de la comida y como digestivo. En las fábricas y oficinas hay unas teteras grandes con agua hirviendo en cada planta y bolsitas de té en cada escritorio. Y los trabajadores del campo se llevan calabazas o tarros con té para tomar durante el día. Casi todos los salones de té tradicionales se cerraron en las décadas de los 20 y los 30, durante la Revolución Cultural beber té se consideraba una "actividad de ocio improductiva", pero ahora los salones más famosos han sido renovados y han recuperado la popularidad de antaño.

JAPÓN:

En Japón el té que se sigue prefiriendo es el tradicional de hoja verde y miles de hombres y mujeres asisten a unas escuelas especiales para aprender a realizar la ceremonia del té. Sin embargo, las cosas están cambiando y ya son muchos los que beben té negro con leche, al estilo británico.

TIBET:

En el Tíbet el té se considera una ofrenda sagrada y se prepara diariamente con gran esmero. Para preparar el té verde salado (tsampa) se muele un trozo de té verde prensado, se hierve unos minutos en agua, se cuela el liquido y se mezcla en una mantequera con leche de cabra o mantequilla de yac y sal. La infusión se pasa a un hervidor, que se coloca sobre el fuego a fin de mantenerla caliente, y se sirve con una tarta plana elaborada con cebada o maíz

INDIA:

El té es la bebida favorita de los indios. A veces se sirve al estilo británico, o también se hierve con agua, leche y especias. En los puestos callejeros se vende té muy fuerte con mucho azúcar y leche. También es habitual ver servir té en las estaciones o en los trenes

TURQUÍA:

En turquía el té está mucho más extendido que el café, a pesar de la creencia popular. La infusión, negra y fuerte, se suele preparar en la cocina, se cuela y se sirve en pequeños vasos curvados. El té se puede tomar a cualquier hora del día en casa, en los restaurantes o en la oficina. El té es tan importante en la vida domestica que las madres comprueban que las futuras nueras sepan cómo preparar una infusión.

IRAN Y AFGANISTÁN :

En estos países el té es la bebida nacional. El té verde se bebe para saciar la sed, mientrás que el té negro se toma para entrar en calor (ambos con mucho azúcar). Los comensales se sientan con las piernas cruzadas en el suelo sobre unas esteras y sorben el té en unos recipientes de porcelana de colores vistosos.

samovar ruso

RUSIA :

Los rusos empezaron a beber té en el siglo XVII, pero su consumo no se extendió hasta principios del S XIX. Tanto el té verde como el té negro se toman sin leche, en vasos que suelen tener un asa de metal. Antes de sorber el té, los rusos se ponen en la boca un terrón de azúcar o una cucharada de mermelada. El samovar, que todavía sigue formando parte de los accesorios cotidianos en los hogares rusos, se popularizó en el S XVIII , duranrte los años 30, y al parecer sus origenes se encuentran en un calentador usado por los mongoles. Debajo del recipiente metálico del samovar se encuentra un fuego y una especie de tubo que asciende por el centro para mantener el agua caliente. En la pequeña tetera de la parte superior se hace una infusión de té muy fuerte y luego se diluye con agua caliente que se extrae de un grifo situado en el lateral del samovar.

 

 

EGIPTO :

Los egipcios son unos grandes bebedores de té, amantes de la infusión fuerte, dulce y sin leche. En los cafés se sirve en vasos sobre una bandeja, junto con un vaso de agua, azúcar, una cuchara y, a veces, menta.

marroquí

MARRUECOS :

El té se sirve en vasos dispuestos en bandejas de plata. En los hogares marroquíes el hombre es el encargado de servir el té y lo hace desde una cierta altura para que la superficie de cada vaso de té quede ligeramente espumosa.

 

 

REINO UNIDO :

El té sigue siendo la bebida favorita de los británicos, a pesar de la competencia del café y los refrescos. No obstante, su consumo está experimentando un ligero descenso.